Alan Lacke

Como un poema visual, los triángulos se deforman, se emparejan y se sobreponen en un baile cromático. Son tres líneas trazadas una y otra vez en una geometría bella y perfecta: la repetición es un espacio de posibilidades. El triángulo fue como amor a primera vista: puede deformarse, pero sigue siendo la misma forma, también puede deconstruirse y crear nuevas cosas.

© 2018 CdeCuba Magazine. Developed by HabanaWebs